lunes, 27 de mayo de 2019

Silencio de la noche, actividad productiva...


En mis casi 37 años, la noche en todo su esplendor íntimo me ha gustado siempre. Con sus luces, sus tinieblas, el contraste de sus colores...

Es por ello que mi primer AIM para dispositivos móviles Android lo desarrollé en plena noche y ambientado en plena noche (valga la redundancia).



Y me resulta curioso, ya que no tenía pensado que fuera ambientado en la oscuridad de la noche, ya que incluso los esqueletos que aparecen como enemigos dentro del mismo, debieran ser bichos que salen solo de noche.

Pero bueno...
Una cosa está clara, y es que por la noche, mientras tod@s l@s demás duermen es cuando encuentro mi momento para trabajar al 100% sin distracciones de ningún tipo. Y teniendo en cuenta que para los AIM me toca programar, tengo que reducir las distracciones al máximo.

Puede parecer una tontería, pero es que incluso un paroncillo/distracción de unos segundos en la concentración, implican luego varios minutos de recuperación hasta el punto donde te encontrabas. Y eso, siendo optimistas de que lo vuelves a alcanzar.

Es por eso que intento maximizar los avances DENSOS en mis proyectos durante la noche. Cua do todos se han ido a la cama, no hay ruidos en la calle y somos únicamente mi ordenador, mi concentración y yo mismo.
Las partes LIVIANAS y que no requieren mucho esfuerzo de mi, las dejo para hacer durante el día. Y gracias a este modo de trabajo consigo avanzar poco a poco en mis proyectos.

En general las personas no son conscientes del gran esfuerzo que nos supone trabajar en ciertos ámbitos, y lo que una distracción; por ínfima que sea; puede acarrearnos/retrasarnos.

Yo no abogó por meterme en un búnker para trabajar, no. Pero si, que si tenemos que hacer una labor que requiere de nuestro tiempo de trabajo y más aún de secuestrar nuestra mente para concentración máxima, las personas lo valoren y lo tengan en cuenta.

Y es que cuando trabajas desde tu propio domicilio porque no tienes ingresos como para costearte un pequeño despacho/estudio donde hacerlo, cualquiera puede irrumpir en tu momento álgido de concentración para hacerte parar con cualquier requerimiento ajeno a nuestra actividad económica.

Podrías sopesar el utilizar bibliotecas y centros cívicos para ello, pero tampoco son una opción, ya que todo tu arsenal de trabajo y materiales los tienes en tu propio rinconcito.

Con esta entrada no pretendo manifestar nada. Es solo un pensamiento, una exposición de una realidad que muchas personas no tienen en cuenta al no darles importancia.

Si quisiera manifestarme en este tema, lo haría diciendo: "Muchas personas que trabajan voluntariamente al caer la noche, no lo hacen por gusto. Sino por necesidad de tener un rato largo de desarrollo productivo sin ningún tipo de interrupción que los haga perder su momento de concentración máxima."

Y es que el silencio y la quietud de la noche son un divino tesoro que se pierden durante las horas de luz del día. Es por eso que valoro el poder desconectar de las urbes cuando tengo la posibilidad de acudir al pueblo, ya que allí puedo permitirme la concentración que necesito en cualquier hora del día.




CONTINUAR leyendo el post...

jueves, 23 de mayo de 2019

Los detalles siempre marcan la diferencia:

...o como NO hacer una foto de Producto o de Comida como la siguiente:

Lo que para much@s pasa desapercibido para otras personas salta a la vista de una manera brutal.

Cuando te dedicas a la fotografía y; más todavía; cuando esta es tu pasión, te das cuenta que tu ojo se vuelve más observador y crítico en cuanto a las percepciones que obtenemos al ver otras fotos.

Y es que el 100% de las veces lo que hace que una foto sea genial frente a lo que podía haber sido una foto mediocre radica en esos pequeños detalles que pasamos por alto o simplemente nos son indiferentes.

Por ejemplo, con la foto del café que os presento arriba, me ha quedado un poco bastante regulera. A mí personalmente me encanta, pero es una foto intencionalmente regulera por las siguientes razones que quiero exponeros para hacer una foto genial:
  • El vaso del cafe (el sujeto principal) está ligeramente torcido. Con una mínima corrección del encuadre, la taza podía haber salido de manera uniforme en la composición.
  • La galletina que acompaña el café está detrás del vaso. Lo ideal habría sido haberla movido para que se viera a su lado. Incluso haberla sacado de su envoltorio para que la fuerza de la imagen fuera más poderosa.
  • Los azucarillos además de que no deberían mostrarse abiertos como están, podían haber estado más rectos, o incluso más cruzados. Pero no como los vemos en la foto que parecen un "quiero y no puedo" de pose.
  • La cucharilla está oculta con miedo a  nuestra cámara también. Lo ideal habría sido mostrarla al completo. Ya fuera en el plato de soporte del café junto a los azucarillos y la galleta, o en la misma mesa en el espacio libre. Como sea, pero que se vea bien, ya que forma parte importante en la acción que se sobreentiende va a suceder con el café de la fotografía.
  • El servilletero que sale en la toma, no debería estar ahí. Si bien es cierto que no desmerece en demasía la imagen final, es cierto que mostrar un pedacito del mismo y cortarle no hace que quede mejor.
La verdad sea dicha, la foto se podía haber tomado de cientos de maneras distintas. Y ademas siempre entra en juego el subjetivismo del fotógrafo.

Pero aún así, siempre hay unos baremos que se pueden cumplir para que una foto "mehhhh", se convierta en una foto fenomenal.




CONTINUAR leyendo el post...