domingo, 1 de marzo de 2015

Japan Weekend Bilbao 2015


Siempre había querido participar en una feria de este calibre, y hasta hace cosa de unos cuantos años, en Euskadi no había mucha difusión de este tipo de eventos, y mucho menos la instauración anual o semestral de algunos de ellos. Gracias a que poco a poco la cosa va cambiando en el tiempo, ya disponemos eventos culturales del tipo Salón del Comic en Getxo (donde si no recuerdo mal vamos a ir por la 7ª entrega este 2015), y similares.
Si alguna cosa ha caracterizado a Euskadi, es por la cantidad y variedad de eventos culturales que disponemos en los calendarios y agendas de casi todas las comarcas. Solo hay que estar ojo avizor para no perderte ese evento que quieres disfrutar.

Pero esta vez ha sido el turno (por primera vez en Euskal Herria) del JAPAN WEEKEND:


Puesto que mis amigos tenían liadas personales y de trabajo, al final fuí acompañado por Ilia, la cual no habiendo conocido mucho de este ambiente, quedó sorprendida por la afluencia de gente que estaba esperando las colas de acceso al recinto cuando entramos. Y es que había una larguísima cola para sacar las entradas, y otra cola 3 veces más larga para la gente que ya las habíamos reservado y sacado por Internet.

Yo siempre he sido (y soy) una persona extremadamente puntual y previsora. Por ello, le propusé a Ilia estar presentes en al BEC 45 minutos antes de la hora de apertura, porque me imaginaba lo que iba a suceder. Así aprovechábamos a desayunar, y de la que termináramos accederíamos al local.


Gracias a que hubo diferentes tipos de entradas, y que con cada una de ellas, hubo versión "ANTICRISIS" donde por poco dinero más nos hacían entrega de PELÍCULAS, SERIES COMPLETAS y otros objetos a elegir, pues me puse a investigar en la red. Y tras ver los precios, puedo asegurar que tanto las series, como las películas y así, salían a un precio más que asequible. Por no decir en algunos aspectos casi regalado.

Total, personas como yo, y en general todos los que somos frikis de algo (desde las chicas en temas de maquillaje y belleza, hasta los que disfrutamos absorviendo libros y quedándonos sin sitio en nuestras estanterías)... Todos tenemos algo en común. Si nos ponen al alcance algo que hemos buscado tiempo, o que simplemente como aficionado a ello nos gusta, vamos a abrir la cartera sí o sí, salvo que nuestra economía o situación previa no nos lo permita.


Volviendo al JAPAN WEEKEND, día previo a la apertura del evento, estuve revisando comentarios de la gente que valoraba una de las fotos que habían publicado en la página de CaraLibro (Facebook) donde nos emplazaban a visitarlos al día siguiente. (Aunque yo ya sabía hacía semanas que iba a acudir sí o sí.)
La mayoría de comentarios de esta publicación aludían al coste de la entrada o a simplemente que tuviera precio en comparación con otras ferias en otros lugares.
Sinceramente pienso, para pasar el día y disfrutar de todo, creo que en algunos aspectos no estaba mal de precio. Porque incluso la versión de las entradas con las películas y las series salían mucho más a cuenta del asistente. Sin embargo para sentir que la amortizas bien hay que acudir con la premisa de disfrutar de todo lo que va a haber, sin prisas y sin la eterna pregunta ¿ahora qué? que se hacen los que sufren embolias cerebrales con algo que les saque de su zona de confort.


Mira que tuvimos conferencias, talleres, y actuaciones; además del concurso de COSPLAY, donde la ELSA de Frozen tuvo una rompedora actuación que dejó secuelas en el resto de actuaciones posteriores. Y aquí aludo al comentario de uno de los asistentes que soltó: "¿Que coj*nes pinta ese personaje en el Japan Weekend?"
Solamente decir que en Japón Frozen fue todo un evento. De hecho, he llegado a ver por Inet más publicidad de Frozen en japón que en toda la zona occidental.


Los STANDS con productos comerciales y exposiciones que había por la zona, tenían cantidad de artículos que cualquier OTAKU habría sufrido a modo de hemorragias por la nariz y extremados problemas de apertura y cierre de cartera.
De hecho, yo tuve el honor de comprobar que las BOLAS DE DRAGÓN a tamaño 1x1 que adquirí por Internet hace 2 años, me salieron un pelín más rentables que las expuestas en la feria incluso habiendo pagado los portes del pedido. Y es que, como seguidor nostálgico y actual de Dragoi Bola, aquella compra no pude evitar aprovecharla para crearme una SURREALISTA historia con mis salidas en Bicicleta por el Norte de Castilla y León.


Incluso el STAND de comida, tuvo tanto éxito (o quizás carencia de elecciones) que uno de los puestos apenas habían llegado las 3 de la tarde y ya se había agotado casi por completo.

Pero no había problema, el poder salir del recinto con un sello como los que te ponen en las discotecas para no cobrarte de nuevo la entrada, nos dió a Ilia y a mi la opción de irnos a comer fuera con unos amigos.


Y es que, tengo que reconocer que para ser el primer año de esta feria en Bilbo, tuve la sensación de había tenido bastante éxito.

Solamente lamenté una cosa... Y es que en el STAND de los DVD / BLUERAY de animes, donde nos regalaron la película / serie al entrar tenían la colección completa de DR. SLUMP (Arale), y cuando la fuí a comprar, reparé en que el tipo me daba 3 cajas en vez de 4. Faltaba el VOLUMEN 3 de los 4 que son. Y tampoco lo tenían expuesto. Así que al preguntar por el volumen que faltaba, me dijo que no habían traído el volumen 3. ¡Lo siento mucho! Pero no voy a comprar la colección entera si me falta uno de los volúmenes. Y tuve que ahorrarme la compra que habría hecho con sumo gusto de haber estado presente el Volumen perdido.


La verdad sea dicha, la afluencia de gente fue enorme. Quizás no llenarían las 2700 plazas de aforo máximo que había, pero desde luego el número de personas que asistieron fue bastante grande. Y en la siguiente foto mostramos un tercio de la congregación.

https://farm9.staticflickr.com/8583/16062223163_26b94fbc5e_o.jpg



CONTINUAR leyendo el post...

miércoles, 25 de febrero de 2015

Análisis - Akane the Kunoichi

Sabéis esa sensación cuando habéis coqueteado en el mundillo del desarrollo de los videojuegos, y aprendes a desarrollar cositas pequeñas que te regocija jugarlas pensando: "¡Ostias! ¡¡Esto lo he hecho yo con mis manitas!!" y luego te sientes feliz y más motivado por aprender más y mejorar poco a poco con cada uno de tus trabajos y proyectos que te vayan surgiendo...

Crowie y yo conocemos muy bien que sensación es esta. Hemos probado distintas herramientas de desarrollo (SDK), y tenemos varias opciones que nos brindan grandes oportunidades. Ya no hablo SOLAMENTE de proyectos como LEFT 4 SGC, SHINRA MUSEUM u otros proyectos que tengamos entre manos.

Pos bueno, esa sensación es la que deben sentir los desarrolladores indie de HARUNEKO ENTERTAINMENT. Tienen 2 juegos publicados al más puro estilo 2D de la VIEJA ESCUELA. Y a mi parecer ambos tienen su encanto. Pero ¡ojo! No son juegos para todos los públicos. Si eres una persona acostumbrada a juegos como los COD o juegos pasilleros donde no hay exploración y al ser herido basta que te ocultes unos instantes para curarte; estos juegos no son para ti. Si eres persona que basa sus opiniones solamente en los "gráficos" de un juego, estos juegos no son para ti.

Hoy vengo a hablaros de:

Ante todo reiteraros y avisaros de que este juego no es para todos los públicos. Ciertamente atraerá más a los jugones de la vieja escuela en plataformas. Y a los que disfruten con la sencillez sin que les salga una embolia porque se esperaban otra cosa con la jugabilidad que presentan las aventuras de esta Kunoichi (ninja femenina) en busca de su señor y a su vez amor platónico.


La historia; siendo de lo más sencillo; da comienzo con Akane trabajando como guardaespaldas de su señor, y a su vez enamorada en secreto del mismo. Un inesperado secuestro donde la joven Kunoichi no podrá hacer nada por evitarlo (aunque luego sí que se patee el mundo y los traseros enemigos). Y una dedicada búsqueda incesante en 5 MUNDOS distintos divididos en 3 ACTOS cada uno. Dando lugar a 15 actos, donde cada vez los saltos a dar, y los momentos de frustración son más evidentes y repetidos en la aventura. De hecho, más de una vez tendremos que medir muy bien cada movimiento, y tener reflejos felinos para esquivar a los enemigos en vez de enfrentarlos.

La jugabilidad es de lo más sencilla. Una más que evidente tecla para saltar, otra tecla para lanzar Kunais (arsenal Tonki) a los enemigos al más puro estilo trilogía SHINOBI clásica. Y una tecla de magia donde gastando un pergamino podremos hacer distintos ataques a escoger.


Entre los cuales tenemos, lluvia de Kunais, lanzamiento de Kunais en 360º, y lanzamiento de pared vertical de Kunais.

Estos ataques consumen un pergamino. Cuando empezamos los actos del juego comenzamos con 3 pergaminos + los que vayamos encontrado a lo largo y ancho de los actos. Salvo en el ACTO 3 de cada mundo, donde NO dispondremos de estos pergaminos y pelearemos con el BOSS final de pantalla.

Dentro de la sencillez del juego, nos asediará a veces un problema de control no muy depurado del personaje. Y es que, hay que reconocer que a pesar de manejarse satisfactoriamente, habrá veces que palmemos simplemente porque el personaje no nos ha respondido bien a un salto, o a un movimiento concreto en pos de esquivar los ataques enemigos (sin mencionar las veces que tenemos que pegarnos a una pared para saltar a la de al lado, y esta no lo haga como es debido ni en el momento que es necesario). Este factor llevará de cabeza a todos esos Haters que rebuznan análisis despectivos de este producto a pesar de no costar más de 3 euros y poder pillarlo regalado por las temporadas de ofertas del Steam.


El juego dispone de desbloqueables... Bueno... Un desbloqueable... Que consiste en un FINAL EXTENDIDO o ALTERNATIVO según se mire, si hemos recogido los 3 kimonos fashion que hay en los 15 niveles que nos presnta el juego.
Y ciertamente, es todo un desafio obtener los kimonos sobretodo en los últimos 2 ACTOS de BOSS. Ya que antes de pelear con el JEFE FINAL habremos de conseguirlos explorando el mapeado, y luego luchar contra el mismo sin morir en el intento. ¿Y porque digo lo de morir?

Porque este juego solo dispone de una vida por mapa. Si mueres, te toca empezar a jugarlo desde el principio. Lo que provocará más de una vez que enfrentando a un JEFE FINAL (Boss) acabes diciendo: "I'M DONE WITH THIS!! Mañana lo intento de nuevo más fresco. Tomorro more and better" y cierre el juego.

La dificultad del juego no solo está en esquivar y aprendernos los ataques de los JEFES FINALES. Si no también conocernos cada mapa al dedillo. Ya que habrá muchos momentos en los que debamos hacer uso de determinadas plataformas que caen tras tocarlas con nuestro personaje. Y estas, no generándose de nuevo como en Super Mario, nos obligarán a salir del mapa y volver a empezarlo por no poder avanzar.

Esto es su don y su maldición. A mi juicio lo hace un juego interesante, así como desquiciante por momentos. Ya que dentro de las muchísimas veces que nos tocará reiniciar la partida en el juego por palmar, añadiremos otras veces que sean por habernos quedado encerrados en un punto concreto sin posibilidad de avanzar al haber gastado más plataformas móviles de la cuenta.


Graficamente el juego tiene su encanto. Es sencillo donde los haya, pero cumple a la perfección lo que nos  quiere proponer.
En cuanto al sonido y la música, también tienen su sencillez. Y creo que aquí radica también la belleza del mismo. Ya que con pocas notas, y pocos sonidos, se consiguen ambientar muy bien lo que el mundo de AKANE nos muestra.
Sinceramente, a mi me ha gustado bastante. Aunque a diferencia de mis anteriores análisis en este no me mojo a recomendaroslo. Ya que como bien digo, es un juego old school no apto para determinado tipo de gamer actual.

Si no buscas más que un gran reto a nivel plataformero, sencillez, y desconectar 10 minutos ludando un juego sin más pretensiones que hacernos pasar un buen rato (aunque desquiciante a veces), esta es una buena propuesta.

Y si eres de los míos; un tipo con más paciencia que Juanón (que mató un cerdo a besos); este es tu juego. No voy a meterme en su rejugabilidad, ya que tiene la misma que el primer mapa de SUPER MARIO. Te lo conoces de memoria, pero lo vuelves a jugar otra vez. Todo depende muy mucho de la persona que se ponga a los mandos (o teclado) de este juego.



CONTINUAR leyendo el post...