PULSA AQUÍ para leer una entrada ALEATORIA.

viernes, 22 de marzo de 2019

Menudo cuadro el de hoy...



...en serio, ¡¡menudo cuadro!!
Para mear y no echar gota.

Es que, de verdad...

---------------

 

ACTUALIZACIÓN ABRIL 2020:

    El día de la publicación de esta fotografía, hablé de manera simbólica y metafórica con lo de "¡¡Menudo cuadro!!". Pero lo que sucedía de verdad detrás de esas palabras, es que estaba viviendo una explosión social destructiva en ese momento. Una gran amistad se terminaba de desintegrar por esas fechas. Y todo sucedido por una persona tóxica con un caracter fuertemente manipulador, mi imposiblidad de controlar la aversión hacia esa persona a pesar de ser la parja de esta gran amistad, y la imposibilidad de esta amistad de saber como lidiar con estos eventos. Todo ello sumado a un cóctel explosivo que no supimos manejar con cuidado.


Todo comenzó en 2018.  Esta gran amistad decidió cambiar su patrón de sinceridad, y empezó ocultándonos cosas a sus amistades. Empezó con pequeñas cosas, y acabó ocultando grandes. Algo que llegó un punto en que le fue imposible contenerlo todo, se lo notamos y acabó sincerándose mientras las amistades compartíamos un Krunch un día de labor cualquiera.

De hecho, todo el problema nació a partir de aquí. Que yo no supiera lidiar con esa toxicidad que nos allegaba a nuestra amistad por esta persona (su pareja entonces) y que, por ende, para evitar males mayores, yo mismo realizase acciones tóxicas bloqueando comunicaciones en redes sociales con esta persona para evitar que la toxicidad me llegara; en vez de practicar mi consabida sinceridad y decirles a ambas personas lo que pensaba/sentía en todo momento.

 

Sinceramente habría sido lo mejor. En vez de bloquear nada, sincerarme habría sido lo mejor. Los más veteranos del Blog sabéis que siempre he pensado que las relaciones se deterioran e incluso se rompen por las cosas que las personas guardamos y no decimos. Por eso siempre, siempre, siempre he sido partidario de compartir cada sentimiento, cada pensamiento que nos abotorguen/empachen la mente y el corazón para que no cojan poso. Para que no se pudran con el tiempo. No sé porqué no lo hice en este punto y traicioné mi propia naturaleza...

Entre que no sinceré lo que sentía por pensar que esta amistad tenía suficiente por lo que estaba pasando, y que en este punto, esta amistad me está dando largas constántemente a las propuestas de quedada que le hacía cada poco tiempo. Pues apaga y vámonos.


Al final, como siempre pasa, han sido un cúmulo de cosas. El problema y fin de una era ha sido provocada por estos 3 ingredientes:

  • Una persona tóxica que se mueve en los subterfugios ("Hago esto, pero no le digas nada a no sé quién" - "No me gusta como haces las cosas, así que intentaré convencerte de que mi manera es mejor" - "Pienso esto, pero te lo diré de una manera pasivo-agresiva porque no me caes bien...") pareja de esta amistad y a la que no le caía bien.
  • Que yo mismo como sujeto nunca he soportado la toxicidad y las mentiras (y aquí incluyo la ocultación de la verdad cuando me afecta). Y que con esta persona; pareja conviviente de mi amistad; debía guardarme mis malas vibraciones cada vez que me hacía un horrible desplante (algo que me pasó factura hasta que exploté de mala manera, en vez de sincerarme desde un principio y mantenerme alejado a una cierta distancia prudencial de esa persona)...
    • ANÉCDOTA RELATIVA A ESTA PERSONA: Estuvimos el grupo de amigos en la boda de un par de amigos de este grupo, y resultó ser una boda atípica para mi. Una en la que no hubo ceremonia en el juzgado, ni en la iglesia. En su lugar el maestro de ceremonias fue un gran amigo allegado de la pareja, y fue super original ya que entre bromas, anécdotas graciosas y otros eventos chulos, la ceremonia y la comida se realizaron en el mismo restaurante. Fue algo que como novedad para mi me gustó muchó y la disfruté como nunca antes.
    • Cuando los recién casados (aunque ya habían realizado los trámites una semana antes en el juzgado) se acercaron a nosotros y nos preguntaron "¿que tal?" 
    • Yo respondí (atentos a la respuesta): "¡¡Genial!! ¡¡Es la boda más original en la que haya estado!!"
    • Inmediatamente tras decir estas palabras, sentí como un gesto se turbaba en la mueca de esta persona tóxica de la que ya he hablado. Y aquí quedó la cosa... Al menos eso pensaba, ya que...
    • Durante años, cada X tiempo, esta persona me echaba en cara que: "Le había dolido mucho aquel comentario de "Es la mejor boda en la que he estado." porque echaba por tierra su boda a la que me invitó" cuando me hice buen amigo de su pareja entonces. Una boda por Iglesia normal y corriente como en todas las demás. Muy bonita, sí, pero igual que todas las demás bodas en las que he estado fueran de iglesia o de juzgado.
    • Huelga decir que lo que dije originalmente ("La boda más original..."), a lo que se quedó POSO en el recuerdo de esta persona ("La mejor boda...") son algo totalmente distinto. Algo que ya me resigné a no seguir explicando, ni defendiendo más ante esta persona, porque su caracter pasivo-agresivo le evitaba aceptarlo o escucharme siquiera.
    • Cada vez que me lo echaba en cara, y le volvía a recalcar lo de que: "Yo nunca he dicho eso así...", esta persona siempre se giraba a mi amistad en busca de apoyo.
  •  Y por último como 3º ingrediente, que mi gran amistad nunca haya sabido como lidiar este tipo de cosas en las relaciones sociales; o temer sincerarse del todo en lo referente a sus sentimientos y pensamientos hacia los demás.
    • No sé... Cuando quedaron embarazados, cortó relaciones con su vieja cuadrilla de amigos (los que tenía antes de conocernos esta amistad y yo). Huelga decir que su pareja tampoco se llevaba bien con esa cuadrilla de amigos. Y con la excusa de que estaban embarazados y no les dijeron las cosas que esperaban que les dijeran... No sé, yo no me meto ahí. Sus decisiones suyas fueron...

 

Estos 3 fueron los ingredientes principales del desastre que acaecía. Un caracter tóxicamente fuerte de alguien con muchos problemas, una persona incapaz de lidiar con ese caracter de mierda, y otra persona que está entre medias de los dos anteriores y que no es capaz de sincerarse de verdad con ninguno... Si a esto le aderezamos que terminando 2017 y metidos en harina en 2018, esta gran amistad empezaba a hacer migas con nuevas personas a través de Redes y Twitch.

 

Pues tenemos que, tras mi última gran quedada en persona para tomar algo con esta gran amistad en Diciembre de 2018 en la que acordamos empezar a quedar más a menudo como antaño (algo que le habría venido de lujo para desconectar de su día a día con la separación de su ahora expareja)... Me encuentro con el muro desde ese día que, cada semana o cada 2 semanas que le proponía quedar para tomar algo un rato por la tarde su respuesta siempre era: "Tengo la semana liada, quizá la siguiente..."

 

No le doy importancia, porque una separación, y el cambio de vida de esta persona eran suficientes para dar la vuelta a su mundo, así que tenía que tener paciencia. Incluso si le veía jugando a juegos online en Steam y en Twitch con personas que empezaba a frecuentar y que "su semana liada" eran para jugar online con ellos. No le dí importancia tampoco.


Así que durante varios meses estuve recibiendo largas y negativas a las propuestas de quedar que le hacía cada semana y cada 2 semanas (sin contar todas las propuestas anteriores a ese Diciembre de 2018 que proponía para el grupo de 4 amistades que teníamos en común). En todas ellas la respuesta era "tengo la semana liada" - "Tengo las tardes jodidas..." - "A ver la semana siguiente..."

 

Y este punto me habría seguido sin importar si no fuera porque llegado el Día del Padre en 2019 (tras 3 meses de largas y negativas) cuando le escribí para felicitarle el día del padre y proponerle un plan para compartir con él y quizá también con su retoño... (que sutíl soy para no decir el SEXO ni el NOMBRE de ningún sujeto en esta historia verdad??? Jajajajajaja!!)...si esta "amistad" no me hubiera respondido de malas maneras a través de mensajería y echándome en cara que "la gente (y yo mismo al parecer) pasaba de él y de su estado de ánimo tras su separación (De esa persona conviviente tan tóxica y pasivo-agresiva de la que ya he hablado) y no le había preguntado nunca que tal se encontraba."

 

Aquí tuve mi primera implosión mental... Y no pude pensar más que en:

"Pero que Huevos los tuyos Santa Claus!!!" - Gomaespuma.

 

Y con el calentón llegó mi primer gran error. En vez de coger, esperar a calmarme y decirle suavemente: "Sé que estás mal. Una separación es obvio que no se lleva bien y no me hace falta preguntar por ello. Prefiero proponerte quedar para tomar algo y eso es algo que llevo 3 meses haciendo y siempre me dices que "tienes la semana ocupada!!" Curras a 5 minutos en Metro de donde vivo. No es tan difícil vernos aunque sean 20 minutillos. Puedo desplazarme sin problema!!"

 

En vez de ser taimado, y con empática comprensión a que esta persona estaba pasando una mala época haberle respondido con 3 líneas como he escrito arriba, me dejé llevar por la mala ostia y le respondí en caliente un odioso y extenso audio de casi 8-9 minutos soltándole toda la mierda que sentía respecto a su actitud. Y con mucho y negativo énfasis a su expareja que aún seguía ejerciendo un negativo influjo sobre nuestra amistad.

Sinceramente, lo de su expareja me lo podía haber ahorrado. Ya no estaba en mi vida, y me tendría que haber dado igual...


En fin...

Pasado un día o dos, le mandé otro audio mucho más calmado y disculpándome por lo sucedido en el audio anterior. Y dejé en su tejado el balón a la espera de recibir una respuesta. Incluso cuando pasara tiempo y se viera con energías de hacerlo. Pero ese momento no llegó y a día de hoy incluso yo he pasado página.

¿Las cosas se podían haber arreglado? Quizás sí... Pero ambos sabíamos que ya no iban a ser igual que antes. Y es algo que tenía y tengo claro a día de hoy. Por 2 razones y media:

  • Que sucedan estos extremos porque la gente oculta lo que siente/piensa es algo que marca las relaciones. Por mi parte quedan marcadas, y es muy dificil borrar/borrarme esa marca. Así que la relación aún habiéndose arreglado no iba a ser igual. Y teniendo en cuenta el nivel de empatía, intimidad y confidencia que habíamos llegado a tener mutuamente en años de amistad mutua, no recuperar lo que teníamos o quedarme en un segundo plano, es algo que egoístamente por mi parte no iba a ser capaz de aceptar/asumir.
  • Conocía bien a esta amistad. Y tras lo sucedido no iba a tener interés en arreglar nada. Sobretodo porque tenía al nuevo grupo de amigos (aunque fueran online para sus partidas a videojuegos) le daban ese soporte que en esos momentos necesitaba (soporte para evadirse de su realidad un rato por las tardes - Tal como yo pretendía con las rechazadas propuestas para tomar algo con esta persona). Así que con el tiempo suficiente acabaría por alejarnos tanto como para llegar al punto de cortar lazos como hizo con su anterior cuadrilla de amigos.
  • Si pasado un tiempo prudencial no tuvo el arranque para decirme algo para iniciar la reconciliación es porque no le interesaba y estaba relativamente bien como estaba. Así que acepté que aún si hubiera decidido yo mismo volver a contactarle para arreglar las cosas, la relación estaba ya herida de muerte para los dos.

Así que solo quedó la opción de aceptarlo y pasar página. Y en cierto modo, aunque aún me acuerdo mucho de esta persona, lo prefiero así. Estamos en fases distintas, y tener una simple relación de colegueo cuando habíamos tenido una relación de verdadera amistad con total transparencia y sinceridad, era algo que me habría fastidiado.

Ya que por desgracia, en los términos en cuanto a relaciones sociales se refiere, no soy capaz de pensar en lo de: "Mejor raruno que ninguno."

 

No señores...

Prefiero cortar lazos y saber en algún momento que esta persona está feliz con su nueva vida. Odiaría mantenerme en esa posible pseudorelación de colegueo donde nos escribamos solamente por navidades y cumpleaños como dos personas lejanas que se dan igual...

 

Como siempre digo, sinceridad ante todo. Seamos honestos con nosotros mismos y con nuestro entorno. Es algo que nos debemos y le debemos al mundo. Y cuando hablo de sinceridad, no hablo de sinceridad como excusa para ser alguien ruín y mezquino. Ese es más bien el campo de las personas tóxicas.

 

No...

Hablo de la honestidad de decir lo que sentimos y nos gustaría, como un ejercicio de transparencia hacia nuestros allegados sean del tipo que sean.

En fin, hasta aquí...

 

Por qué cuento todo esto? Y por qué lo hago aquí??

Porque Variedalia siempre ha sido mi válvula de escape, y necesitaba dejarlo escrito en algún lugar. Expulsarlo y no dejarlo en un diario que solo voy a leer yo, o en un documento para mi mismo.

 

Necesitaba sacar esto de mi, y saber que alguien lo va a leer; inclusive si esa persona sea completamente ajena a esta historia y "le de igual" el origen y el lore que se ocultan tras estas palabras.

Y como no doy nombres, ni sexos de los sujetos; salvo el mío, pues aquí queda como un testimonio de un final que empezó en 2018 y que eclosionó en Marzo de 2019. Aunque yo me haya sincerado para mi mismo y los demás en 2020 tras la declaración de una Pandemia y un Confinamiento que vayamos a ver donde termina...

 

Como bien dicen:

 

"Las desgracias nunca vienen solas..."



COMPARTIR/SHARE esta entrada en REDES SOCIALES:

Entradas relacionadas por temática:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Cualquier consulta, crítica, comentario o aportación será atendido, agradecido y/o publicado en un breve periodo de tiempo: