PULSA AQUÍ para leer una entrada ALEATORIA.
Mostrando entradas con la etiqueta relato corto. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta relato corto. Mostrar todas las entradas

sábado, 6 de junio de 2020

Espejismo. By Russell

Tiempo ha que terminó la maldición...
Y sin embargo aquí estás...
Nunca te fuiste...

Cuando comprobaba estar en tierra firme, de pronto subió la marea y desparecieron mis pies...
Mis rodillas...
Mis caderas...

Sé que es algo temporal, un pequeño fragmento del infierno vivido durante la maldición antes de esta situación de confort. Sé que la marea volverá a su nivel y sentiré la hierba de nuevo entre los dedos de mis pies. Pero...

¿Y si la marea sigue subiendo?
¿Y si la marea no consigue encontrar su calma y en cada vez más cortos periodos de tiempo siento que me quiere arrastrar fuera de tierra firme aún en contra de su voluntad?

La marea es marea. Pese a quien le pese, no tiene voluntad más allá que la de existir y obedecer a su propia naturaleza. Y sin embargo yo aquí me encuentro luchando por alcanzar tierra con mis pies y cada vez hay más desorientación de si me habré desplazado de lugar a un territorio nuevo y desconocido.
O incluso peor, un territorio en el que regrese la maldición y quiera abrazarme de nuevo diciéndome: "Te he echado de menos... No volverás a irte acompañado por ahí..."

¡¡No puedo permitir que eso suceda!! Debo luchar contra los embistes del oleaje y aguantar lo que pueda hasta que la marea descienda y pueda volver a sentir tierra bajo mis pies... ¡¡Tiene que seguir existiendo tierra!! ¿¿¿No???

He estado tiempo en esta zona cuidándola... Manteniendo el arbol fuerte, las flores vivas, la hierba sana, y sin embargo, cada vez que el agua sube siento miedo...

Miedo de que la marea; ajena a su naturaleza; destroce lo que estaba plantado en tierra. Que se lleve mis recuerdos y que para recuperarlos, deba sacrificar unos recuerdos nuevos cuando descienda el nivel del agua. Plantar de nuevo para seguir manteniendo la vida y vegetación de este fragmento de tierra que me acoge con los brazos abiertos todas las veces que regreso tras ser separado por las olas.

En este momento estoy rezando. No soy creyente en la fantasía que nos quieren vender como real según algunas religiones. Pero sí que creo en cosas. Y ahora mismo estoy rezando por ellas... La acometida del agua ha sido brutalmente agresiva esta vez... He recibido un fuerte golpe del oleaje y estoy completamente desorientado... Estoy tan mareado que no puedo discernir entre superficie y cielo porque todo lo que me rodea brilla como blanco cristal ondulado que quiere mecer mis heridas...

Sí... He recibido heridas...
Sé que estoy sangrando. Y sin embargo no puedo parar de sentir esperanza y dolor... Debería encontrar un atolón, un sitio donde pueda sujetarme y revisar todo mi cuerpo en pos de encontrar y detener la hemorragia...
Siento que si no lo hago pronto voy a desmayarme y con el arrastre del agua voy a perder la situación de mi pequeño rinconcito de tierra donde he encontrado la felicidad que tanto me ha arrullado en los últimos tiempos.

Tengo que mantener la calma...
Que la hemorragia no es más que una ilusión provocada por mi mente tras recibir un golpe tan poderoso de la marea. Pero duele... Para querer creer que no es real, duele muchísimo...
Debería estar acostumbrado... Pero el agua ha subido violentamente varias veces en periodos cada vez más cortos de tiempo. Apenas me he recuperado de la anterior subida y ya está aquí de nuevo...

Alzo la mirada mientras intento coger bocanadas de aire. Y allí está...

Veo una silueta...
Una familiar silueta flotando sobre la superficie que no había visto en los últimos tiempos, y que pensaba que ya no iba a volver a ver hasta el día de mi muerte, siendo un apacible ancianito que ha tenido una vida digna de ser vivida...

Es un espejismo...
¡¡Tiene que ser un espejismo!!
Sigo estando cerca de tierra...

En cuanto el agua descienda recuperaré mi rinconcito vital y podré seguir cuidándolo como se merece... En ese rinconcito soy feliz. No quiero que nada me prive de esa felicidad. He necesitado de toda una vida para encontrar ese rinconcito que me cobije. Un rinconcito totalmente compatible a mi ser y que responde de feliz manera entregándome unas preciosas flores, un robusto árbol frutal y una hierba digna de la mejor sábana que podamos probar en una cama... ¡¡Así que tengo que conseguir aguantar!!

Mientras intento resistir los envites cada vez más violentos y seguidos del oleaje, hago aspavientos para seguir sintiendo mis dedos, mis brazos, los cuales están cada vez más entumecidos por el frío y la humedad. Los pies hace horas que dejé de sentirlos. No siento nada debajo de las rodillas. Me pregunto si la hemorragia viene de ahí, o es simplemente que los tengo dormidos a causa de la invernal temperatura del agua...

Lo más triste e irónico de todo esto, es que la tierra... (Mi rinconcito de tierra que tan feliz me hace por cuidarlo y ser cobijado en su superficie) ...forma parte de la marea de algún modo. Son un todo. Dada la situación no pueden existir la una sin el otro. Y yo he llegado como un extraño inesperado para asentarme en el lugar. Un lugar que me brinda bienvenida acariciándome los pies con sus briznas de hierba, y que a veces me expulsa con sus subidas de marea separándome de tierra. Pero es una idea que debo asumir como cierta si quiero poder sobrevivir en este paraje tan hostil.

En mi mente, empieza a vislumbrarse la silueta de un planteamiento cruel. Un planteamiento que sopesa el comprobar de algún modo si las caricias y el cobijo que me da la tierra cuando puedo sentirla en mis pies desnudos, es suficiente como para compensar los tremendos golpes que recibo cuando la marea sube de golpe lanzándome como un pelele y arrastrándome con violencia entre las ondas marinas...

Quizá sea mi mareo, quiza mi desorientación la que está provocando estos pensamientos. Pero este último embiste de las aguas al subir de una manera tan súbita con esa ola tan tremenda, me ha reventado por dentro y por fuera. Siento que estoy perdiendo la consciencia y cada vez me cuesta más sacar la cabeza a flote... ¡¡Necesito que me de tiempo a respirar entre golpe y golpe del oleaje!!

Y no quiero...
No quiero ver debajo del agua como de hundida está la tierra donde soy feliz y tengo un propósito de vida. No quiero pensar que la tierra está dentro del agua como si la marea fuera una incontrolable capa más de una realidad que me dijera que esa tierra quiere volver a salir, pero puede que llegue un día que no lo haga más. O que llegue un día en el que yo acabe perdiendo la consciencia y me pierda en el océano.

Y tengo este terrible temor porque reitero que las últimas subidas del nivel del agua han sido muy próximas entre sí, y cada vez cogen más fuerza y violencia  a mi alrededor sin que pueda hacer nada por ayudar a mantener la calma del agua y el contacto con la hierba.

Siento que me quiere expulsar. Que hay todo un debacle de contradicciones y agresiones fuera de control que buscan el modo de lanzarme fuera de esa tierra a la que sé, pertenezco. Siento que he caído en las redes de un sistema de trampas que busca lanzarme volando de la zona sin tener asegurado un porqué legítimo, y que sus razones se estructuran en mecanismos de inseguridad e interruptores accionados por eventos anteriores a mi llegada a este territorio...

¡¡No puedo permitirme perder lo que tengo!! No puedo permitirme ser expulsado del lugar que me hace feliz porque me volvería a encontrar nadando solo en un horizonte de agua. Donde los susurros se vuelven gritos, y donde las luces se vuelven sombras.
No creo que tenga fuerzas de volver a pasar por eso. Que llegado el momento; estoy seguro que; el espejismo que me mira de reojo, dejaría de ser un espejismo para ser una realidad de nuevo para rodearme con sus fríos brazos...

Si eso pasara, el velo que cubría mi felicidad antaño volvería a caer. Volvería a cubrirme con su negro manto y yo no podría hacer nada a pesar de haber peleado tanto tiempo por lo que me hacía feliz...

Le miraría a los ojos y le espetaría con tristeza y resignación:

"Tiempo ha que terminó la maldición..."

Y el espejismo me respondería:

"Y sin embargo aquí estás.
Nunca te fuiste..."




CONTINUAR leyendo el post...

sábado, 2 de noviembre de 2019

Creando VillaMerindias - Capítulo I


Hace cientos de años, estas tierras fueron baldías porque no residía el ser humano en las inmediaciones, ni existían los animales que pudieran aprovecharlas...

Tan solo el agua proveniente de la montaña las atravesaba, y hacía que fuera un lugar idóneo para asentarse. Por lo que los Primeros Creados de las tierras imperecederas desdencieron junto a los Primeros Nacidos para enseñarles a vivir de sus manos...
 

Los primeros edificios, modelados con mallas de arcilla y madera fueron acabados. Los residentes podían empezar a crear sus propias vidas, sus propias familias, sus propios dones y maldiones.

Y fue entonces cuando los Primeros Creados regresaron a sus tierras para dejar que la hegemonía de los Primeros Nacidos (o Ser Humano como se hacían llamar) fuera la que gobernara estas tierras...
 

Los años pasaron y los Primeros Nacidos continuaros edificando. Construían puentes para unir áreas y distintas familias entre si...
 

Construyeron caminos para hacer de los paseos en la villa algo digno de recordar al pasar por sus calles, y poder visitar a sus familiares y amigos en las cercanías...


Aunque durante décadas fueron felices y vivieron en paz, la armonía se acabó quebrando una vez el ser humano dominó el fuego. Herramienta muy valiosa y peligrosa en sus vidas.

Los Primeros Nacidos vieron su hora de la muerte en la Villa y sus descendientes les lloraron en un pequeño cementerio que construyeron al Noroeste de la misma...
 

A pesar de que tenían todo lo necesario para vivir, aún no eran felices. Sentían que los materiales que trabajaban debían provenir de algún lugar. Que las herramientas que poseían debían tener un origen.

Y a pesar de que la Villa fue creciendo en espectacularidad y en población, sentían que les faltaba ese conocimiento, ese Algo que no podían describir con palabras...
 

Y fue entonces cuando un rayo quebró el cielo. Y el estruendoso sonido de una Cámara Réflex provocó que se creara todo un mundo natural alrededor de la Villa de los descendientes de los Primeros Nacidos.

Todo iba por buen camino. Y fue entonces cuando la vegetación y los árboles crecieron alrededor del poblado aumentando la calided de VillaMerindias. (El nombre que los Primeros Nacidos quisieron darle al lugar, y que sus descendientes respetaron hasta el día hoy.)

Sin embargo, esta es otra historia...
Si quieren saber como continúa, esten atentos a las próximas publicaciones en este pequeño rinconcito...

La historia de VillaMerindias, CONTINUARÁ...



CONTINUAR leyendo el post...